5

yo tenía la costumbre de seguir tus pasos uno tras otro

como quien encarna su gravedad en otro cuerpo

la menuda arena enredaba nuestros pasos

bebía tu sed antes de hacerse pozo seco tu garganta

íbamos con tus ojos llenos de furia

amenazábamos al vacío con engullirlo

respirábamos con la misma agitación

y pulíamos un espejo enrojecido

afilábamos su hambre

para que agrietara todo regreso

hoy puedo con mi brasa quemar tu frente

que no es tuya que no es mía

porque siempre somos más que esta carne apretada a estos huesos

tú mi carne yo tus huesos que son carne que son lluvia que son sal

caminando vamos entre la bruma siendo indivisibles indestructibles

destruidos ya

con esta herida que equidista de cada ser desde su centro

de cada cadáver desde su centro de cada sombra de cada temblor de cada grito

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s