6

El poeta en la cárcel soñando con el mar,

espasmo en vilo señala con su humo

el lugar, cráter ensimismado.

He tenido sueños con el Moscova

y su cauce lento devorando la ciudad.

Tu piel poeta de trigo,

tu pregunta en el ojo de la aguja

sostiene la vigilia.

 

Fue domingo en las claras orejas de mi burro…

                                                             

Yo, esos tímpanos azules, las calles zigzagueantes, la miseria descascarándose a cada minuto, una moneda, dos monedas, tres monedas desgañitadas, los pies metales, el concreto, y ¿lo abstracto? (todavía, la carne lo sitia, lo asfixia). Los ajenos van al sol (oxidado o recién nacido, invertido si se quiere, o lo miras de frente o te escondes), y sobre todo esos pasos, pie contra pie sobre el lomo azul, sobre mi espasmo hacia la desaparición … ¿color?¿nombre? ni un tono, a lo mucho sombras vibrantes, tropiezos de la sordera.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s